Arte Simón, Verón, Cruzado

            

La revelación Edrix. A Edrix Cruzado la vimos nacer (pictóricamente) hace unos pocos años. Pero su crecimiento ha sido tan rápido que en una década escasa ha sido capaz de enfrentarse con autoridad al delicado proceso del abstracto, en el que tantos sucumben. Y es que desde su mismo bautismo artístico Edrix Cruzado manifestó una rara personalidad. Traía un aire nuevo a un ambiente amuermado por la inercia y el desconcierto, aunque la aparente simplicidad de sus propuestas escondían un latido ancho. De ahí el largo camino recorrido en poco tiempo, la impresión que producen sus hallazgos, reveladores de una artista en la que la intuición está sopesada por unos conceptos ya muy firmes. Cuando tantos mensajes están agotados, cuando el abstracto sobrevive en tantos por pura rutina, Edrix le pone su savia nueva y lo redescubre, le da otra vida. Es lo que hacen los artistas jóvenes con todo lo que tocan cuando se enfrentan con pasión a la tarea. que siga el vértigo, espacial o no.

 


                                    Por J. Dominguez Lasierra. 30 de abril de 1999. Heraldo de Aragón. Cultura/Espectáculos.