Edrix Cruzado

 

La pintora que se reinventa a sí misma

 

 

Cada una de sus colecciones es distinta a la anterior, por eso siempre vemos a una Edrix diferente en cada exposición. Lo mejor de todo es que ni siguiera ella sabía que se quería dedicarse al arte, le llego de improvisto. Es como si hubiera tenido guardado dentro de ella todo un talento por explotar esperando a que decidiera sacarlo a la luz y permitirnos disfrutar con él. ahora tenemos una nueva oportudidad para disfrutar de su arte, en la galería Carolina Rojo, a partir del día 6 de abril. 

 

Por Ana Cris Remón

 

¿Qué es lo que nos vamos a encontrar una vez que crucemos la puerta de la galería Carolina Rojo?

Es la última oportunidad que tiene el público de ver la última línea en la que estoy trabajando. En esta exposición van a poder comprobar cómo los materiales industriales pueden formar parte de obras de arte. Que yo sepa aquí no hay muchos pintores que incorporen elementos industriales e inorgánicos en obras, yo no lo he visto todavía.

Esta exposición es individual. Hace tres años que no haces una exposición de este tipo.Desde 2008 todas tus obras las has presentado en muestras compartidas. ¿Es más complicado enfrentarse a una exposición individual?

Sí, es cierto. Es totalmente diferente mostrar tus obras en una exposición colectiva porque lo bueno es que te dan un tema sobre el que trabajar. ahora, por ejemplo, estoy participando en una exposición que hay en el Paraninfo. Escogieron a una serie de pintores y les dieron una letra, y claro. hay que pensar qué haces con esa letra. Es complicado porque tienes que pensar y darle vueltas a la cabeza para saber cómo lo vas a hacer. Eso es lo bonito de las exposiciones colectivas, al darte un tema específico es como un reto, tienes que pensarlo y trabajarlo en un tiempo determinado.

Bueno, una exposición individual también es mucha responsabilidad porque el público viene a verte especialmente a ti.

Sí, es muy halagador. Yo siempre lo asocio a una boda, por los preparativos, la elección del lugar, las invitaciones, las fotos.. Provoca mucho estrés pero lo preparas con mucha ilusión.

¿Piensas que tu obra es fácil de entender?

Pienso que sí. si el arte te gusta no tiene por qué ser difícil de comprender. En una exposición hay obras que puedes pasarlas de largo sin prestarles atención. sin embargo, puede ser que hay una que despierte tu curiosidad y te paras a mirarla. Ese encanto que tiene es lo que te hace pararte y contemplarlo.

¿Cómo trabajas? ¿Cuál es el proceso que llevas a cabo para crear una obra?

La verdad es que cuando yo trabajo lo hago todo al revés. Primero pienso el espacio, luego los cuadros, luego organizo los colores y luego  decido qué es lo que voy a hacer al final. Para llevar a cabo todo este proceso necesito tiempo. No puedo estar todo el día trabajando en una obra, tienes que pensar. Cuando llevo un rato trabajando en una cuadro, lo dejo descansando y lo voy mirando, le doy la vuelta... lo dejo así dos o tres días, hasta que el cuadro no me lo diga, hasta que no vea que está ya, yo no doy una obra por terminada.

¿En qué te inspiras?

Dejo volar la imaginación, aunque siempre tienes una pequeña idea de lo que quieres hacer. Depende de cómo te sientas. Yo por ejemplo estoy trabajando en mi última colección pero ya estoy pensando en lo que voy a hacer para la siguiente.

Además de pintora eres psicóloga, ¿te ayudan tus conocimientos en psicología a la hora de intentar transmitir tus conocimientos a través de tus obras?

La verdad es que no. Yo soy pintora autodidacta, yo no sabía que iba a acabar en este mundo, fue una sorpresa. Cuando empecé a pintar, la psicología la olvidé por completo.

Así que la afición por la pintura te vino de sorpresa..¿Cómo fue eso?

Yo no lo sabía, fue toda una sorpresa para mí,. Fue por una broma, mi esposo es crítico de arte, y habían dado un premio de  de carteles. Yo le dije, en broma que me presentaría el año siguiente. Le hice unos bocetos pequeñitos y se quedó fascinado. Yo pensaba que era de broma porque no eran gran cosa. Así que me animó y empecé con cositas pequeñas, en papel, hasta que ya fui haciendo cosas más grandes.

Lo que está claro es que algo que empezó como una broma se ha convertido en una parte muy importante de tu vida.

Por supuesto, con el arte te vuelves más observadora y cuando te encuentras con algo lo primero que pienso es si puedes colocarlo en alguna de tus obras. Vas comprando cosas. Hay gente que ve el arte de una manera más profunda, otros que hablan de él como algo más técnico, hablando del color, por ejemplo, otros son más pasionales...

Los artistas soléis tener un momento del día favorito, el instante de mayor inspiración. ¿Cuál es ese momento para ti?

La noche. En mi casa tengo mi taller y por la noche comienzo a trabajar, a inspirarme para mis obras. Me pongo música de fondo, normalmente boleros, que son de mi tierra.

La verdad es que me estaba preguntando qué hace una persona de Puerto Rico en Zaragoza. ¿Ya te has acostumbrado al frío?

Vine a Zaragoza por amor, y aquí me he quedado. Me he acostumbrado al frío y al clima de aquí.. Lo que echo de verdad en falta es la luz. Me fascina el calor, la luz. Hay veces que me pongo la radio latinoamericana, para escuchar cosa de mi tierra, me pongo a ver telenovelas...Es que ahí son más pasionales...Aquí en el amor son más fríos.

¿Y en el arte? ¿Somos también más fríos que en Latinoamerica? ¿Tenemos la misma sensibilidad artistícamente hablando?

Somos iguales. Lo que ocurre es que aquí hay mayores oportunidades, más galerías de arte, más espacios... Aquí los artistas tienen más opciones que en Latinoamerica. Hay concursos, se dan premios...

¿En el mundo del arte hay modas?

Hoy en día puedes hacer lo que quieras, hay cabida para todo. Con todas las tecnologías que hay se pueden hacer maravillas. No hay límite con las tecnologías y los materiales, porque hay materiales increíbles. Aunque claro, son materiales carísimos, ahí es donde entramos en la importancia que tiene el dinero.

El dinero es algo muy importante...¿Es posible vivir únicamente del arte?

Es muy difícil vivir únicamente del arte. Aquí en Zaragoza hay pocos, lo que pasa es que hay que moverse mucho y saberse vender. Yo, por ejemplo, no se vender, soy malísima para eso.

Hay que ser un poco relaciones públicas...

Si un poco. Pero yo, por ejemplo, no puedo salir mucho, porque por la noche trabajo. Me gusta encerrarme y pensar. Es mi momento.

¿Qué consejo le darías a un joven artista que acaba de concluir su formación?

Le recomendaría que hiciese lo que quiera, que haga la obra que quiere, el montaje que quiera, que no se deje influir por opiniones externas, tiene que hacer lo que verdaderamente sienta.

 

 

 

                                    Por Ana Cris Remón. 2011. Revista aki Zaragoza. 25 aki aniversario 1986-2011.