Ventanas de abstracción de Edrix Cruzado

 

 

 Edrix Cruzado es una pintora de formación autodidacta y vocación tardía. Nacidad en Puerto Rico, donde se licenció en Psicología, llegó a Zaragoza en 1989, pero no comienza a pintar hasta 1992. Desde el primer momento se inclina por la pintura abstracta y lo geométrico comienza con leve protagonismo para pasar a ser determinante en 1994, siempre mediante planos monocromos alterados a su alrededor por zonas expresionistas  de  cambiantes coloridos.

     Durante un período de tiempo breve, se reduce la capa matérica, el espacio es móvil con veladuras, el colorido se hace austero y nacen unas huellas repetitivas de formas cambiantes. Más tarde, en su pintura se abre el espacio, las huellas quedan como un testimonio y los colores dominantes son el negro, el gris plata y el amarillo oro.

      Cuerpos, espacios, colores y huellas que configuran un  cambiante entramado en constante transformación. Así hasta hoy, en que Edrix Cruzado presenta su última exposición en la Galería Ricardo Ostalé, en la que su obra se reencuentra con los colores vivos y en la que siguen predominando los signos, huellas y símbolos que ya eran una constante en trabajos anteriores.

     "Ventana de la Abstracción" se titula la muestra, lo que supone una formulación de principios por parte de la pintora, reacia a condicionar la lectura de los cuadros con una interpretación personal de las pinturas y dejando libertad total para que el visitante se asome y disfrute del combinado de coloración, luces y sombras que enriquece el universo personal de Edrix Cruzado. Ella asegura que son cuadros "con mucho movimiento, con abundante musicalidad y riqueza de figuras geométricas".

      El variado y abundante colorido que inunda esta muestra no debe hacernos pensar que esta pintura esté influenciada por el paisaje de su tierra puertorriqueña. Por contra, la autora asegura que sus obras no tienen allí la aceptación de la que gozan en esta parte del océano.

      Para Edrix Cruzado, el conjunto de obras que presenta supone una cierta culminación de su trayectoria como pintora. Se recrea en algunos cuadros de pequeño formato con los que nunca había trabajado.

      Se encuentra a gusto con la pintura que practica porque en ella ha encontrado una satisfacción personal que no le proporcionaba su profesión y porque supone un reto permanente de superación y de renovación. Para el futuro, ya piensa en ofrecer a su público la materialización de ideas que pertenecen a otros caminos artísticos distintos a los de la pintura.

 

                                                                                                    J.L.S.

      

      

                                                         12 de abril de 2002. Heraldo de Aragón. Galería Ricardo Ostalé.