Cromografías de Edrix Cruzado

                Como el mensaje que dejan los gusanos de seda en su expedición a las elefantinas hojas de las moreras: iniciales quebradas, tramos de abismo hacia el infinito interior, claves del grito de los ojos, matrices de la más táctil calidad de la materia, Edrix Cruzado sella cada impresión suya – intelectual, emotiva, sensorial- con un rito de expresión abstracta  que es belleza, comunicación, espectáculo, realidad otra venida de una intención acaso alquímica de profundizar en la sustancia, en la textura y en el signo participante de un teatro cifrado de la taumaturgia.

 

                He aquí la fábula heroica de una fundación del ser por el color, del estar por la forma, del parecer por la afluencia. La piel de la realidad acariciada por la mirada del misterio. Tal si los  ojos de la artista fuesen las manos de la luz, o sus cabellos un trozo de la noche de los mundos, su pintura es la membrana de los secretos del espíritu humano: un cruce de caminos, de  razas y de rezos, de luchas y designios, arrumacos y zarpazos.

 

                Lirismo y desgarro conjurados en armoniosa estructura sobre el lienzo. Tras el boceto de las huellas, más: cicatrices óseas sosteniendo el éter, cual andamiaje de la memoria que cimentara el tuétano de los ideales, los sueños, las aspiraciones. Alianza de blanco y negro en las manchas limpísimas de azul y gris; el mestizaje de los ocres, de sol y sangre hacia la nebulosa flotante de los seísmos sofocados. Insurrección de apariciones y desapariciones. Radiografía de espectros cotidianos.

 

                Casi la mecánica artesanal de esas nubes posando, la algodonada flor de los almendros amargos, o el tapiz de las algas secuestradas por el azar bajo la espuma lechosa de las olas, nos revelan un mismo tesoro codificado: el paso del tiempo- puente de cristal- entre la vida y la muerte, la eternidad y el instante.

 

                Ovulación constante del enigma, estas cromografías proclaman la coherencia de un gran talento plástico evolucionado: de la esencia- pureza, geometría- a la existencia- informalidad de trama mixtificada-, en el intenso trance del resistir.

 

                                                                                 Ángel Guinda

                                                                                      Poeta